Browse By

Teotihuacán: Historia y Cultura de la Antigua Ciudad

Una impresionante ciudad de 125,000 a 200,000 habitantes, en el siglo VI, Teotihuacan fue la primera gran metrópolis de las Américas. Teotihuacán, como se llama la ciudad, es un nombre náhuatl que significa “el lugar donde los dioses fueron creados” y le fue dado por los aztecas siglos después de que fue abandonada en el siglo VII. Los aztecas atribuyeron nombres y significados a sus edificios, pero no tuvieron contacto con la cultura anterior. Muy poco se sabe de las personas que construyeron Teotihuacan, y como resultado, gran parte de nuestro conocimiento del lugar, su arte, y la cultura de Teotihuacan se deriva de fuentes aztecas. Creada en gran parte antes del año 250 d.C., Teotihuacan es un testimonio de la ambición de su gente, que construyó la primera ciudad americana en un plan de cuadrícula.

Teotihuacan aztecas

Teotihuacan

Historia de Teotihuacán

Debido a la ausencia de palacios reales y sepulcros (no descubiertos en ese entonces), la falta de evidencia para el culto de una personalidad, y los jeroglíficos aún no descifrados, el sistema de gobierno de Teotihuacán sigue siendo en gran medida evasivo para con los investigadores. Sin embargo, la dramática arquitectura monumental y el denso tejido urbano revelan un entorno complejo cuidadosamente planeado para apoyar a una gran población, pero también estructurado por el entorno natural circundante y en relación a constelaciones específicas y eventos planetarios. De acuerdo con la naturaleza estratificada de otras sociedades mesoamericanas, Teotihuacán también se benefició de los gobernantes, o de una élite gobernante, que se encargó de los inmensos monumentos arquitectónicos tales como las Pirámides del Sol y la Luna, y que extendió la esfera de influencia de Teotihuacan a lo largo de toda Mesoamérica, incluso en la región maya tan alejada como Guatemala.

Teotihuacan era un importante centro religioso, y la religión que se practicaba allí era probablemente similar a la que se practicaba en otros lugares de Mesoamérica. Muchos de los mismos dioses eran adorados, incluyendo la Serpiente Emplumada (Quetzalcoatl para los Aztecas) y el Dios de la Lluvia (Tlaloc en lengua azteca). Como en las otras culturas mesoamericanas, los teotihuacanos realizaban sacrificios humanos. Restos humanos y de animales probablemente asociados con los rituales de sacrificio se han encontrado en las excavaciones de pirámides allí, y los arqueólogos sospechan que los sacrificios se hacían para dedicar adiciones y expansiones a estas monumentales estructuras.

La amplia avenida central de la ciudad, conocida como la “Avenida de los Muertos” (una traducción de Miccoatli, su nombre en Nahuatl) está flanqueada por una impresionante arquitectura ceremonial, incluyendo la inmensa Pirámide del Sol (segunda después de la Gran Pirámide de Cholula) y la Pirámide de la Luna. A lo largo de la Avenida de los Muertos hay muchas plataformas más pequeñas. Los aztecas creían que eran tumbas, lo cual inspiró el nombre de la avenida. Ahora los arqueólogos creen que esas estructuras fueron utilizadas como plataformas ceremoniales, las cuales fueron cubiertas con templos. Más adelante, en la avenida está la ciudadela, donde se encuentran las ruinas del Templo de la Serpiente Emplumada, hay una gran plaza rodeada de templos, que conforma el centro religioso y político de la ciudad. Los españoles llamaron a esta sección de la ciudad la ciudadela, suponiendo erróneamente que había sido un fuerte. La mayoría de los habitantes vivían en grandes edificios de apartamentos repartidos por toda la ciudad. Muchos de los edificios incluían talleres para la fabricación de objetos de cerámica y otros bienes.

En algún momento del siglo séptimo u octavo, Teotihuacán cayó. Los arqueólogos sospechan que la ciudad fue invadida y conquistada, o que los disturbios dentro de la propia ciudad la llevaron a su desaparición. Existe evidencia de sequía y desnutrición, lo cual podría apoyar esta última teoría. Después de que la ciudad fue abandonada, varios ocupantes ilegales vivieron allí. En los tiempos aztecas, este era un lugar de peregrinación que se identificaba con el mito de Tollan, el lugar donde el sol fue creado. Teotihuacán asombró a los conquistadores españoles durante la era posterior a la conquista.

Teotihuacan azteca

Teotihuacan

Durante mucho tiempo se han realizado excavaciones en Teotihuacan, las cuales se han intensificado en los últimos años, contando con la Universidad de Arizona en un rol de liderazgo. En el siglo XIX se realizaron pequeñas excavaciones arqueológicas, y en 1905 el arqueólogo Leopoldo Batres dirigió grandes proyectos de exploración y restauración. La Pirámide del Sol fue restaurada para celebrar el centenario de la Independencia de México en 1910. Las excavaciones en la Ciudadela se llevaron a cabo en la década de 1920, bajo la supervisión de Manuel Gamio. Otras áreas del lugar fueron excavadas en las décadas de 1940 y 1950. El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) llevó a cabo el primer proyecto de restauración y excavación, supervisado por Jorge Acosta, de 1960 a 1965. Este proyecto consistió en la limpieza de la Avenida de los Muertos, la consolidación de las estructuras que se encontraban frente a ella y la excavación del Palacio de Quetzalpapalotl.

Teotihuacan: Plan y pirámides

La ciudad de Teotihuacan está alineada, al igual que otras ciudades mesoamericanas tales como La Venta, en un eje norte-sur. Esta alineación se hace explícita por la arteria central, conocida como la Avenida de los Muertos, la cual se extiende por más de 1.5 millas a través de la ciudad. Al entrar en la ciudad desde el sur, la Avenida de los Muertos conduce a los visitantes a los tres principales monumentos arquitectónicos de la ciudad, la Ciudadela, una plaza hundida en el extremo sur que contenía templos, incluida la Pirámide de la Serpiente Emplumada (arriba), la Pirámide del Sol más abajo en la avenida (abajo), y la Pirámide de la Luna (parte superior de la página) situada en el punto más septentrional. A la distancia y detrás de la Pirámide de la Luna, los visitantes también pueden vislumbrar el impresionante Cerro Gordo, un volcán extinto que enmarca la pirámide y muestra la armoniosa relación entre la arquitectura y la topografía natural. Corriendo perpendicular a la Avenida de los Muertos otra calle sigue el río San Juan. Estos ejes ayudan a definir la cuadrícula de corredores horizontales y verticales que se cruzan y que estructuran y organizan el plan de la ciudad. La red urbana ayudó a establecer el orden para los complejos religiosos, domésticos y comerciales y una coherencia estructural que apoyó la gestión de la ciudad y su población. Miles de complejos de apartamentos también reflejan la planificación ordenada del lugar.

La Pirámide del Sol, la cual alcanza una altura de más de 200 pies, era la estructura más alta en las Américas en ese entonces. Construida sobre una cueva, no está claro para conmemorar a quién o a qué la pirámide fue construida, aunque los historiadores de arte han sugerido que la creación de la mitología podría ser cuestionada, ya que las fuentes aztecas y mayas se refieren a las cuevas como lugares de origen y fertilidad. La pirámide estaba destinada para ser vista y para aproximarse a ella desde el este. Los visitantes todavía pueden subir la escalera empinada de la pirámide, la cual se inicia cerca de la Avenida de los Muertos y se eleva sobre cinco niveles hasta alcanzar lo que ahora es una cima plana y vacía (arriba). Tenga en cuenta que esta pirámide fue reconstruida en gran medida en la era moderna, por lo que su forma original puede haber sido algo diferente de lo que es hoy en día.

Lee también: Templos Aztecas: Resumen de Templos Ceremoniales Importantes

La Pirámide de la Serpiente Emplumada ocupa un lugar destacado en la Ciudadela, un gran espacio abierto que ofrece un respiro de la inmensa presencia de la Pirámide del Sol y la Pirámide de la Luna. Como tantas otras cosas en Teotihuacán, la Pirámide de la Serpiente Emplumada fue construida en el estilo talud-tablero (una pared inclinada, talud, que está coronada por una pared vertical, tablero). El templo destaca por su ornamentación escultórica que representa la serpiente emplumada, conocida por su nombre azteca Quetzalcoatl. La serpiente emplumada se asocia con imágenes del agua y es representada numerosas veces en el exterior del templo como una serpiente ondulante que navega entre conchas de mar (arriba). Dos caras se proyectan hacia afuera, una de las cuales representa la serpiente emplumada (arriba a la izquierda). La identificación de la otra cabeza es más difícil. Una interpretación es que representa una versión temprana del dios azteca Tlaloc (conocido por sus ojos saltones) y está asociada con la lluvia y la guerra (parte superior derecha). Sin embargo, algunos investigadores identifican la cabeza como un precedente temprano de Xiuhcoatl, o la Serpiente de Fuego, que fue asociada con la guerra, el fuego, y el tiempo (o el calendario). La mayoría de los investigadores están de acuerdo en que el templo estaba asociado con la guerra y el sacrificio humano, como lo confirmaron numerosos restos de esqueletos (presumiblemente de guerreros) descubiertos por los arqueólogos en los años ochenta. También se ha especulado sobre si la Pirámide de la Serpiente Emplumada podría haber contenido el cuerpo de un gobernante.

Lee más sobre las Pirámides Aztecas

Pinturas

Pintura Teotihuacan

Pintura de un puma en Teotihuacan

Teotihuacan era un lugar laboriosamente pintado, con murales encontrados en toda la ciudad. Por ejemplo, en las paredes del complejo de apartamentos ubicado en el distrito de Tepantitla, encontramos un elaborado mural que muestra una figura a menudo identificada como la Gran Diosa y más recientemente con un árbol montaña. La figura femenina se alza frontalmente mientras un árbol floreciente con mariposas y arañas emerge de su cabeza (potencialmente una referencia al reino celestial), mientras que sus pies permanecen atados al submundo. La forma de u invertida que se encuentra debajo del árbol montaña podría cumplir la función de una matriz simbólica, similar a la cueva encontrada en la Pirámide del Sol.

La identidad de los dos individuos a su lado, posiblemente sacerdotes, ha suscitado interés. Teniendo en cuenta la naturaleza cosmopolita de la ciudad, se pensaba que el arte figurativo de Teotihuacan no incluía retratos, sino que se trataba más bien representaciones genéricas que buscaban unificar a una población diversa. Recientemente, sin embargo, algunos signos pintados han sido reconocidos como representaciones de los nombres de individuos, lo que conduce a un nuevo examen de si los artistas de Teotihuacan retrataban personas específicas, recordándonos que todavía hay mucho que aprender acerca de esta compleja y antigua ciudad.

Los arqueólogos han fechado el colapso de la ciudad en el siglo VII, cuando muchos de los edificios de Teotihuacan fueron destruidos.

Imprimir

Teotihuacán: Historia y Cultura de la Antigua Ciudad
5 (100%) 2 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *