Browse By

Herbolaria Azteca: Plantas Medicinales y Sus Usos

Los curanderos aztecas son maravillosos yerberos. Ellos habían desarrollado un sistema muy exitoso para el uso de las plantas como medicamentos. Este fue uno de los pocos aspectos culturales de la era prehispánica que los conquistadores no destruyeron.

Herbolaria Azteca

Herbolaria azteca

Herbolaria azteca

Algunos de los yerberos o vendedores de hierbas mantienen vivo el lado más místico de la cultura azteca, ofreciendo hierbas raras utilizadas en ritos mágicos preliminares a la actividad médica. También pensaban en lociones, amuletos, velas para ceremonias, polvos, esencias, pequeños atados de hojas que pueden curar cualquier dolencia y cintas de papel con encantamientos. Ofrecen brebajes garantizados para librarse de los espíritus malignos y desterrar la infelicidad o para atraer a personas del sexo opuesto.

Los aztecas tenían desarrolladas estrategias de salud que sólo hoy en día son importantes en los países más desarrollados. La medicina preventiva era su principal estrategia. Creían firmemente que el bienestar físico y mental no podían estar separados. Hoy en día, una de las mayores expresiones de las culturas indígenas sigue estando en el área de la medicina o el cuidado preventivo. Los médicos indígenas generalmente trascienden lo que normalmente se llama medicina, alcanzando un enfoque más holístico en el cuidado de sus pacientes.

Lee más sobre la Medicina Azteca Antigua

Los aztecas utilizaban la astrología, la curación psíquica, los masajes, la herbología y muchos otros métodos alternativos para curar a su gente. Usaban más de 3000 hierbas y, de hecho, su mayor contribución a la humanidad es en el campo de la herbología.

Los médicos aztecas usaban muchas hierbas medicinales tanto para curar como para prevenir enfermedades. Ellos conocían la cura para todo tipo de cosas. Los curanderos comprendían mucho sobre el cuerpo humano. Había muchos cuerpos para practicar con todas las guerras y sacrificios.

Recetario medicinal azteca

Recetario medicinal azteca

Los aztecas creían que eso le daba fuerza a sus guerreros. Los primeros médicos solían recetarlo para curar dolencias. A lo largo de la historia, el chocolate ha sido venerado más por sus cualidades medicinales que por su delicioso sabor.

Los antiguos emperadores aztecas motivaban a su gente a aprender sobre todas las variedades de las plantas de las regiones. Cuando Cortés y los conquistadores invadieron México en el en los años 1500, encontraron que los aztecas tenían mucho conocimiento y sabiduría sobre las hierbas. Afortunadamente, parte de este conocimiento sobrevivió a la conquista y destrucción de la civilización azteca. Rey Felipe II de España, envió a su médico personal para catalogar y describir las plantas aztecas. Francisco Hernández anotó esa información, la cual debía servir como el texto básico sobre las plantas de México en los años venideros.

Hoy en día, su obra, Libellus de Medicinalibus Indorum Herbis, que en latín quiere decir “Pequeño Libro de las Hierbas Medicinales de los Indios” es comúnmente llamado el Manuscrito Badianus. Conservado en la Biblioteca del Vaticano, el Manuscrito Badianus es el más antiguo conocido sobre hierbas americanas. Veamos algunas recetas e ideas extraidas de este antiguo libro medicinal de los aztecas:

Manuscrito Badianus: Un Herbolario Azteca, 1552

Para el sangrado nasal

Atzitzicaztli, Urtica chichicaztli (Ortiga de agua)

El jugo de ortigas, triturado con sal en orina y leche, vertido en las fosas nasales para detener el flujo de sangre de la nariz.

Los mayas usaban el jugo de ortigas para tratar las hemorragias nasales. Las referencias al uso de ortigas se encuentran en las primeras farmacopeas de Europa. La ortiga del agua, llamada a veces chichicaste, crece en todo México, América Central, las Antillas, y Sudamérica tropical.

Para lesiones corporales

Herbolaria azteca

Herbolaria azteca

Cortés y otros exploradores españoles se refirieron a la habilidad de los médicos aztecas en el tratamiento de cortes y moretones. La siguiente es una receta bastante compleja, con múltiples hierbas para el tratamiento del “cuerpo lesionado y tratado bruscamente”:

El cuerpo lesionado y tratado bruscamente debe ser ungido con un yeso hecho de tlahcoteocacatl [“Hierba de la diosa del placer carnal”], centzonxochitl [“400 flores”] xiuhtontli [“pequeña planta”], axocotl,[“fruta ácida de agua”], tlayapaloni xiuhtontli [“pequeña planta de pintura negra”], el musgo de cualquier árbol, conos de ciprés, semilla de ortigas, y el árbol de ayauhquahuitl [“árbol de rocío”, una variedad del pino]. Una persona que ha sido maltratada y golpeada debe beber el jugo bien preparado del tallo de cohuanenepilli [“lengua de serpiente”], tlanexiaxihuitl [“arbol brillante”], chicomacatl [“cordón de goma”], flor de axocotl y yzquixochitl, [“flores de palomitas de maíz”], tetlahuitl [piedra ocre roja], eztetl [heliotropo, una variedad de jaspe], teamoxtli [” planta de piedra “], hígado del pájaro acuático huexocanauhtli y unas cuantas hojas de tlahtlanquaye [“tallo incorporado”, una clase de pimienta], los cuales se debían moler en agua ácida.

Si fue golpeado por un rayo

Una persona que es tocada por el cielo o golpeada por el rayo, debe beber un brebaje bien mezclado hecho de las hojas de los árboles conocidos como, ayauhquahuitl [“árbol de rocío”, una variedad de pino] y tepapaquiltiquahuitl [“árbol pintado”], y excepcionalmente un ciprés verde, el arbusto yztauhyatl [“planta de agua salada”], la hierba quauhyyauhtil [“incienso de madera o salvaje”] y el teamoxtli [“planta de piedra”]. Siempre que el brebaje se vaya a tomar, debe ser calentado sobre el fuego.

Entonces el cuerpo debe ser frotado con un yeso hecho de las hierbas papaloquilitl [“planta comestible mariposa”], “tlalhecapahtli [“medicina de la tierra/viento de la llanura”] quauhyyauhtli, tlatlanquaye, huitzitzilxochitl [“flor del pájaro cantor”] y yztacocoxochitl [“flor del pino blanco”], finalmente, conteniendo todas esas hierbas por encima de las cuales el rayo golpeó. . . . Además, deberás introducir un medicamento en las fosas nasales, compuesto de perla blanca, la raíz de tlahtlahcotic [“que tiene muchas ramas”, un purgativo] y de todas las pequeñas hierbas que crecen en un jardín de placer que alguna vez se ha quemado. La persona deberá ser sufumigada con el buen olor del incienso blanco, de la cera que se llama xochiocotzotl [“resina de flor de pino”] y de la hierba quauhyyauhtli arrojada a las brasas.

Para la tos

Tlacoxiloxochitl, [probablemente] Calliandra anomala (flor de seda de maíz astillada)

Una persona con problemas de tos debe beber con frecuencia el jugo de la raíz de tlacoxiloxochitl pelada y triturada en agua, con parte de lo cual, mezclado con miel, la garganta debe ser untada. Pero si escupe sangre, también debe tomar esta misma bebida antes de la comida del mediodía. Y sería algo útil si simplemente diera un mordisco a la misma raíz en miel y la masticara.

Molidas y agregadas al agua, se dice que las flores de esta planta mejoran la vista y curan las úlceras. Los médicos aztecas recetaban un cocimiento de la raíz para combatir la diarrea y la disentería, y para aliviar la indigestión.

Para los ruidos del abdomen

Medicina azteca

Medicina azteca

Para las personas cuyos intestinos hacen ruido debido a diarrea, prepare un brebaje, que debe ser tomado con un enema de oído, de las hojas de la hierba tlatlanquaye [“tallo incorporado”, un tipo de pimienta], corteza de quetzalaylin [“árbol de agua verde”], las hojas de yztacocoxochitl [“flor de pino blanco”] y esas hierbas tlanextixiuhtontli [“pequeñas plantas llamativas”], elocacatl [“grano o maíz”], el árbol tlanextia quahuitl [“árbol brillante”] molido en agua amarga con cenizas, un poco de miel, sal, pimienta, y (piedra) alectorium, y finalmente picietl [“pequeño tabaco aromático”].

La tlatlanquaye también se usaba para expulsar el “frío de los intestinos”, y la elocacatl para los tubérculos de la mama.

Para lesiones en los pies

No es de extrañar que las personas que viajaban a pie por todas partes inventaron numerosos remedios para los problemas de los pies. Los textos médicos aztecas y mayas describían los tratamientos para las grietas en las plantas de los pies, erupciones, hinchazones e incluso para los parásitos del pie como el chigoe (pulga jigger).

Para los pies lesionados moler juntas estas hierbas: tlalhecapahtli [“medicina del viento y la tierra”], coyoxiuitl [“planta de campana de color rosa”], yztauhyatl [“planta de agua salada”], tepechian [“montaña de chia”], achilli [“planta de agua rojiza flexible”], xiuehcapahtli [“medicina de la planta de viento”], quauhyyauhtli [“incienso salvaje”], quetzalxoxouhcaphtli [“medicina preciosa azul”], tzotzotlani [“planta reluciente”], las flores de cacauaxochitl [flor de cacao], y también piltzintecouhxochitl [ “flor del noble señor”], y follaje de hecapahtli [“medicina del viento”] y ytzcuinpahtli [“medicina del perro”], la piedra tlahcalhuatzin [piedra bezoar de huatzin, un pájaro nativo], eztetl [“heliotropo”, un tipo de jaspe ] y tetlahuitl [piedra ocre roja], tierra de color pálido…

Ponga un poco en una pequeña bañera sobre brasas o sobre el fuego para calentarla en agua; y cuando el líquido esté caliente, poner los pies en la bañera. Parte de esto debe ser espesado en el fuego, y ser aplicado a los pies; y para que no se escurra, los pies deben ser envueltos en un paño. Al día siguiente nuestro ungüento xochiocotzotl [“resina de flores de pino”] y el incienso blanco deben ser colocados sobre un fuego para que los pies se puedan curar gracias al olor y el calor. Además, la semilla de la hierba llamada xexihuitl se debe moler, y cuando se haya pulverizado en agua caliente se debe colocar sobre los pies. En tercer lugar, aplicar la hierba tolohuaxiuitl [“planta datura”] y las zarzas trituradas en agua caliente.

Para la “Sangre Negra”

Libro medicinal de los aztecas

Medicina azteca

Tanto las hojas trituradas como las raíces de las hierbas quauhtla huitzquilitl [“planta comestible de espino silvestre”] y tlatlanquaye [“tallo incorporado”, un tipo de pimienta] deben ser cocidas en agua; a lo cual se le debe añadir una perla, un hígado de lobo y nuestro vino. La persona debe tomar el jugo así preparado como una bebida. Antes de la comida del mediodía deberá beber otro jugo exprimido de las flores de buen olor de diferentes tipos. Deberá caminar en un lugar sombreado, se abstendrá de los caprichos sexuales, beberá nuestro vino moderadamente, de hecho no debe beberlo sino como medicina. Deberá participar en actividades muy alegres, tales como cantar o tocar y escuchar música, lo cual utilizamos en el baile público.

Los aztecas consideraban la melancolía no como una visita de un espíritu maligno, sino como un desorden físico concreto. Al traducir el término azteca de melancolía, Badianus usó las palabras “sangre negra”, un término común en Europa del siglo XVI.

Para el dolor del corazón

Nonochton azcapanyxua (Pequeña hierba con hormigas en sus brotes)

Si una persona tiene dolor o calor en el corazón, la hierba nonochton, la cual crece cerca de colinas de hormigas, oro, ámbar, teoxihuitl [turquesa sagrada], chichiltic tapathtli [“coral rojo”] y tetlahuitl [“ocre valioso”] con el corazón quemado de un ciervo, se deben moler en agua. El jugo debe ser bebido.

Imprimir

Herbolaria Azteca: Plantas Medicinales y Sus Usos
5 (100%) 4 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *