Browse By

Juegos y Deportes en la Cultura Azteca

Los juegos y deportes eran un importante componente de la cultura Azteca. Aparte de proveer a los Aztecas con medios de entretenimiento y actividad, los antiguos juegos Aztecas tenían connotación religiosa y eran frecuentemente jugados como parte de las ceremonias y rituales, o durante sacrificios.

Juegos y Deportes Aztecas

Deportes cultura azteca

Deportes de la cultura azteca

Existían juegos sencillos similares a nuestras canicas y boliche – lanzar pelotas a través del suelo hacia otras pelotas u orbes en el centro (en versiones más modernas se dibujaba una línea de lanzado), o arrojar una pequeña piedra en el aire intentando acertar a pequeñas pelotas de arcilla, piedras o semillas colocadas sobre un tapete. Raras veces se jugaba solo por diversión, muchos juegos Aztecas involucraban apuestas, a menudo de gran escala, algo en lo que los Aztecas adoraban comprometerse.

Los Aztecas heredaron un famoso juego de mesa de culturas antiguas llamado Patolli, más o menos similar al antiguo juego de Ludo. Nadie sabe las reglas exactas, pero en general incluía tirar “dados” (frijoles negros, cada uno con pequeños puntos blancos pintados para marcar su valor) en una esterilla roja, marcada como el “tablero”, con líneas negras en forma de cruz. A menudo jugado con solo 2 jugadores, el juego tenía conexiones con el calendario sagrado – el tablero poseía 4 cuartos, cada uno con 13 “cuadrados” en ellos.

El Juego de Pelota Azteca

Uno de los más populares juegos aztecas era el Tlachtli. En este juego, dos equipos jugaban en un campo en forma de H entre 2 paredes. El campo estaba dividido a la mitad y cada equipo tenía su propia parte. El objetivo del juego era conseguir que una pelota de goma de 3-5 kg se situara del lado del equipo enemigo. Para hacerlo más difícil, solo se podían usar los pies y las caderas para mover la pelota. A cada lado del campo se situaba un aro de piedra. El primer equipo en pasar la pelota a través del aro de piedra del otro equipo era el ganador de este juego. Debido a que era uno de los deportes Aztecas más difíciles, los jugadores vestían cinturones de cuero para protegerse.

Mientras que muchos ciudadanos aztecas jugaban Patolli y Tlachtli, debías ser el hijo de un noble – y atlético, además – para jugar el deporte más famoso del antiguo México, un juego de pelota sagrado que los Aztecas llamaban “Ullamaliztli”.

Ullamaliztli

Huitzilopochtli dios azteca

Dios azteca Huitzilopochtli

Cuando los aztecas iniciaban un nuevo asentamiento, usualmente construían dos cosas casi de inmediato, un altar para el Dios Huitzilopochtli, la deidad de la guerra, el sol y el sacrificio humano; y una cancha de pelotas en forma de una “I” mayúscula justo junto al altar, para que así pudiera comenzar el juego de ullamaliztli, un deporte ancestral originado aproximadamente en el 1600 a.C. El juego transcurría en la sombra del altar de un Dios sediento de sangre y eventualmente evolucionaría hasta los deportes de pelota que aún practicamos y seguimos hoy en día.

Este juego podía ser jugado con 2 equipos de entre 2 y 7 jugadores por cada equipo. Las reglas exactas del juego permanecen imprecisas para los historiadores, pero un aspecto está claro; los jugadores sólo podían desplazar la pelota de 4 kilos con sus caderas, antebrazos y rodillas. Los jugadores intentarían golpear la ridículamente pesada pelota a través de un aro. Entre “goles” los jugadores podían ser gravemente heridos, e incluso derramar un poco de sangre.

De hecho, este juego era de vida o muerte. El equipo ganador sería premiado con tocados de venados, y el equipo perdedor sería decapitado inmediatamente después del encuentro, un sacrificio necesario para apaciguar a Huitzilopochtli y mantener a la “noche infinita” alejada, asegurándose de que el sol saldría al día siguiente.

Está claro que los Aztecas veían a este deporte con un gran respeto, al mantener las canchas de juego centradas en áreas específicamente para individuos de alto poder y para los dioses mismos, señala una potente relación entre la religión azteca y el deporte.

Lee más aquí: Dioses y Diosas en la Cultura Azteca

Juego de pelota azteca

cancha de deporte azteca

Las canchas hasta ahora descubiertas son bastante alargadas, para beneficiar a las plataformas de vistas alrededor del perímetro. Algunos sitios en México, El Salvador y Honduras registran tamaños de 15 a 34 metros de largo. Este juego también era usado para entretener a las masas, con prisioneros de guerra debilitados jugando contra un bien entrenado equipo local. Los prisioneros usualmente perdían el juego y sus cabezas, demostrando el poder de la jerarquía religiosa sobre su templo enemigo y entreteniendo a los ciudadanos comunes y esclavos.

El deporte de ullamaliztli aún existe hoy en día, aunque el equipo perdedor solo va a casa derrotado sin necesidad de que el equipo ganador los ofrezca de sacrificio a una deidad. Ahora se abrevia como Ullama, y se juega prominentemente en la región de Sinaloa en México, gracias a la falta de influencia de la inquisición española que removió la tradición Azteca de la gran mayoría de Mesoamérica.

Más juegos y deportes antiguos Aztecas

Muchos otros juegos y deportes eran comunes en el imperio Azteca. Todo aquello que retara a la habilidad y resistencia era popular. Los niños aztecas jugaban con arcos y flechas, canicas y piedras. Para los adultos, los bailes y las batallas rituales eran a menudo consideradas una forma de entretenimiento. La música, por supuesto, era muy popular.

El Totoloque era otro juego de apuestas popular en México en esa época. El objetivo del juego era acertar a un objetivo con bolitas de oro. Bernal Díaz, el historiador español, escribió que Cortés y Moctezuma II jugaban totoloque juntos.

Imprimir

Juegos y Deportes en la Cultura Azteca
5 (100%) 5 votos

Un comentario en “Juegos y Deportes en la Cultura Azteca”

  1. Lexpicaromicuaro dijo:

    Me encanta tu página

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *