Browse By

Guerras Floridas: Historia y Explicación del Nombre

Los aztecas peleaban guerras de flores, pero no te dejes engañar por el nombre, estas guerras no eran exactamente pacíficas. En esta lección, exploraremos esta particular tradición y veremos lo que significaban las guerras floridas para la gente del imperio azteca.

Guerras Floridas Aztecas

Historia de las Guerras Floridas

Guerras Floridas

¿Cuál es el objetivo de una guerra? Es derrotar a un oponente, ¿verdad? Bueno… a veces. Las culturas basadas en la guerra necesitan la guerra; sus valores y estructuras sociales dependen de ello. Esto era sin duda cierto en la cultura de los mexicas, la gente que vivía en la capital del imperio azteca. Los mexicas incluso adoraban a un dios de la guerra como su deidad principal, llamado Huitzilopochtli.

Para mantener a Huitzilopochtli apaciguado, los guerreros aztecas tenían que seguir luchando, y así la guerra realmente ser convirtió en un ritual. Las guerras rituales del Imperio Azteca eran conocidas como xochiyaoyotl, o guerras floridas (a menudo llamadas guerras de flores). Los aztecas también luchaban en guerras tradicionales, pero las guerras floridas eran diferentes. No se luchaban para vencer a un enemigo, sino simplemente por luchar.

Historia de las guerras floridas aztecas

Los mexicas eran guerreros desde que llegaron al Valle de México. Viniendo de una patria mítica muy lejos hacia el norte, los mexicas encontraron que el Valle de México ya estaba lleno de bulliciosas ciudades. De este modo, ellos vendían sus servicios como mercenarios hasta que llegaron a ser lo suficientemente poderosos para construir su propia ciudad, Tenochtitlán. Con el tiempo, se hicieron aún más poderosos, formando finalmente la Triple Alianza con las ciudades de Texcoco y Tlacopan para crear el Imperio Azteca.

A mediados del siglo XV, un nuevo gobernante llamado Tlacaelel llegaba al poder en Tenochtitlán. Como emperador, Tlacaelel desarrolló el culto a la guerra/dios sol Huitzilopochtli e insistía en que los aztecas fueran un pueblo elegido, seleccionado por los dioses para ofrecer sacrificios humanos.

Huitzilopochtli

Huitzilopochtli

Los dioses exigían sacrificios en forma de prisioneros capturados en la guerra. Si los aztecas conquistaban a todos, no habría más guerra, y por lo tanto no más prisioneros de guerra. Así, los aztecas hicieron un trato con la ciudad cercana de Tlaxcala (rival por mucho tiempo de Tenochtitlán). Las ciudades acordaron reunirse y pelear una clase especial de batalla ritual que no se libraba por la conquista o la tierra. Estas batallas sólo se librarían por los prisioneros, los cuales cada ciudad podía tomar de nuevo y sacrificar a los dioses. A pesar de que los aztecas continuaban luchando las guerras floridas contra otras ciudades, Tlaxcala siempre fue su principal rival.

Las guerras floridas se convirtieron en una tradición muy importante en el Imperio Azteca. Las reglas fueron establecidas, y el ritual se volvió muy estandarizado. En una guerra florida, los dos ejércitos opuestos se reunirían en un lugar preseleccionado en una fecha preseleccionada. También acordaban el número de guerreros a traer, de modo que cada lado tenía el mismo número (lo cual no es algo que se ve a menudo en la guerra). Se encendía un fuego de incienso, y comenzaba la batalla. Es importante recordar que la guerra no se libraba para matar al enemigo. El objetivo era mutilarlos y capturarlos, pero tenían que estar vivos para poder ser sacrificados en el templo. Una vez que tenían suficientes presos, la batalla terminaba. Morir en la batalla o como prisionero capturado era extremadamente honorable en cualquier guerra en Mesoamérica, pero esto era especialmente cierto en las guerras floridas. Los prisioneros capturados iban voluntariamente al templo para ser sacrificados; en las religiones mesoamericanas esto básicamente los excusaba de un purgatorio infernal y los enviaba directamente al lado de Huitzilopochtli.

Con el tiempo, el Imperio Azteca empezó a ser gobernado por el miedo, pero las guerras floridas estaban destinadas inevitablemente por su propio éxito. Más y más personas eran sacrificadas y eso debilitaba enormemente a los pueblos de México. Las otras tribus comenzaban a quejarse y burlarse ante el flujo sin precedentes de sangre, mientras sus mejores y más valientes guerreros (y a menudo niños) eran llevados para cumplir con el ritual.

Aunque los tlaxcaltecas participaban voluntariamente en las guerras floridas de los aztecas, en realidad odiaban y temían al imperio. Incluso se ha sugerido que Tlaxcala servía como una granja para los nuevos sacrificios humanos. Cuando los españoles llegaron, el conquistador Cortés, a través de su intérprete Malinche, rápidamente reconoció el odio que el pueblo de Tlaxcala tenía por los aztecas y los convenció de unirse a él contra el comenzando la conquista del imperio azteca. El imperio cayó, y las guerras floridas terminaron.

Guerras floridas y tácticas de la guerra

Según Ross Hassig, las guerras floridas eran más o menos lo mismo que otros conflictos. La excepción era que los ejércitos no hacían uso de proyectiles. Parte de esta razón es que los proyectiles pueden fácilmente matar a una persona, pero los proyectiles son también impersonales en el sentido en que no puedes fácilmente reclamar a alguien cautivo. En lugar de eso hacían más uso de armas de choque (Hassig 1988: 128-132).

Guerras Floridas Aztecas

Guerras Floridas Aztecas

Las armas de choque incluían lanzas para estocadas (tepoztopilli), espadas (macuahuitl) y garrotes. Las lanzas eran de aproximadamente 1.87m de largo y podían ser utilizadas tanto para dar estocadas como para cortar, y podían ser bloqueadas a una distancia. La punta de lanza era una cabeza triangular, ovalada o en forma de diamante con cuchillas de piedra incrustadas en el borde formando un borde de corte casi continuo.

La espada venía en dos variedades, de una sola mano o de dos manos. Por lo general estaban hechas de roble y tenían aproximadamente 7,6 cm a 10,2 cm de ancho y más de un metro de largo. La espada tenía dos ranuras talladas en cada uno de los bordes, lo que permitía colocar las cuchillas de piedra, las cuales a veces estaban pegadas. El macauhuitl se podía utilizar tanto para un corte descendente como para un corte de revés. El bloqueo probablemente se hacía con el lado plano de la cuchilla para evitar daños a las cuchillas de piedra.

Los aztecas utilizaban varios tipos de garrotes. Había garrotes sencillos de madera, garrotes con cuchillas de piedra (huitzauhqui), garrotes con una esfera al final (cuauhololli), y garrotes con prominentes puños de madera parecidos a una estrella matutina (macassahuitzoctli) (Hassig 1988: 81-85).

Guerras Floridas Aztecas

Guerras Floridas

En cuanto a las tácticas generales, los combatientes se agrupaban en unidades de combate y eran estrictamente llevados dentro o fuera de las luchas. Durante la batalla ellos formaban un frente sólido contra el enemigo, pero sólo lo suficientemente profundo para mantener ese frente en lugar de tener grandes bloques de combatientes. Esto hacía que la batalla se concentrara en una lucha cara a cara. Cuando los lados opuestos se encontraban, las unidades de batalla se peleaban entre sí sobre una base de combate individual mientras trataban de mantener un frente cohesivo. Si el frente de una unidad se rompía, era probable que se produjera una derrota. Los aztecas tendían a rodear a sus enemigos desde todos los lados o a atacarlos desde el costado mientras estaban involucrados en un asalto frontal (Hassig 1988:100-101).

Imprimir

Guerras Floridas: Historia y Explicación del Nombre
5 (100%) 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *