Browse By

Capital del Imperio Azteca: La Ciudad de Tenochtitlán

¿Cuál fue la capital del Imperio Azteca?

Tenochtitlán fue una ciudad azteca que floreció entre 1325 y 1521. Construida en una isla en el lago Texcoco, tenía un sistema de canales y calzadas que abastecía a los cientos de miles de personas que vivían allí.

Capital imperio-azteca tenochtitlan

Fue destruida en gran parte por el conquistador español Hernán Cortés después de un asedio en 1521, y la actual ciudad de México se encuentra sobre gran parte de sus restos. En una carta del año 1520 dirigida al rey Carlos I de España, Cortés describió la ciudad que pronto atacaría:

“La ciudad es tan grande como Sevilla o Córdoba. Las calles principales son muy anchas y muy rectas; algunas de ellas están en tierra, pero el resto y las más pequeñas están la mitad en la tierra, y la mitad en los canales donde ellos reman sus canoas. ” (Tomado de “Una era de viajes: 1350-1600”, escrita por Mary Wiesner-Hanks, Oxford University Press, 2005)

Él notó la riqueza de la ciudad, diciendo que tenía un gran mercado donde “sesenta mil personas vienen cada día para comprar y vender…”. Sus mercancías incluían “adornos de oro y plata, plomo, latón, cobre, estaño, piedras, conchas, huesos y plumas…”

Los orígenes de Tenochtitlán

Según la leyenda de la Fundación del Imperio Azteca, el pueblo azteca abandonó su ciudad natal de Aztlán hace casi 1.000 años. Los historiadores no saben dónde estaba Aztlán, pero según los relatos antiguos uno de estos grupos aztecas, conocidos como mexicas, fundaron Tenochtitlán en 1325.

La leyenda continúa diciendo que Huitzilopochtli, el dios de la guerra, el sol y del sacrificio humano, ordenó a los mexicas que se instalaran en la isla. “Ordenó a sus sacerdotes que buscaran el cactus en forma de pera espinosa y que construyeran un templo en su honor. Ellos siguieron la orden y encontraron el lugar en una isla en medio del lago…” escribe el antropólogo José Luis de Rojas de la Universidad de Madrid, en su libro “Tenochtitlán: Capital del Imperio Azteca”.

Tenochtitlán capital imperio azteca

Fundación de Tenochtitlán

Rojas señala que “los primeros años fueron difíciles”. La gente vivía en chozas, y el templo para Huitzilopochtli “estaba hecho de material perecedero”. También al principio, Tenochtitlán estaba bajo el dominio de otra ciudad llamada Azcapotzalco, a la que tenían que rendir tributo.

La inestabilidad política de Azcapotzalco, combinada con una alianza con las ciudades de Texcoco y Tlacopán, le permitió al gobernante de Tenochtitlán, Itzcoatl (reinado 1428-1440) liberarse del control de azcapotzalco y así afirmar la independencia de la ciudad.

Durante los siguientes 80 años el territorio controlado por Tenochtitlán y sus aliados creció, y la ciudad se convirtió en el centro de un nuevo imperio. El tributo que circulaba hizo a los habitantes (al menos de la élite) ricos. “Los mexicas extrajeron el tributo de grupos subyugados y distribuyeron las tierras conquistadas entre los vencedores, y la riqueza comenzó a fluir hacia la capital del Imperio Azteca”, escribe Rojas, señalando que esto resultó en una rápida inmigración a la ciudad.

La ciudad en sí tendría un acueducto que traía agua potable y un gran templo dedicado tanto a Huitzilopochtli (el dios que guió a los mexicas a la isla) como a Tlaloc, dios de la lluvia y la fertilidad.

Organización social en la capital del Imperio Azteca

El pueblo de Tenochtitlán estaba dividido en numerosos grupos de clanes llamados calpulli (que significa “casa grande”), y éstos a su vez consistían en barrios más pequeños. “Normalmente, el calpulli estaba compuesto por un grupo de familias de macehaultin (comunes) dirigidas por los pipiltin (nobles)”, escribe Manuel Aguilar-Moreno, profesor de la Universidad Estatal de California en su libro “Handbook to Life in the Aztec World” (Oxford University Press, 2006).

Capital del imperio azteca

Capital del imperio azteca

Fray Diego Durán, español que vivió en México unas décadas después de la conquista de Cortés, escribió que el rey Motecuhzoma (o Moctezuma) I, que reinó de 1440 a 1469, creó un sistema educativo en el que cada vecindario tenía que tener una escuela o un templo para educar a los jóvenes.

En esos lugares aprendían “la religión y el comportamiento correcto. Ellos deben hacer penitencia, llevar vidas duras, vivir con estricta moralidad, practicar para la guerra, hacer trabajo físico, ayunar, soportar medidas disciplinarias, derramar sangre de diferentes partes de sus cuerpos y vigilar por las noches… “

Otra característica de la sociedad de Tenochtitlán era que contaba con un estricto sistema de clases, que influía en las vestimentas que llevaban las personas y hasta en el tamaño de las casas que se les permitía construir. “Sólo los grandes nobles y valientes guerreros tienen permiso para construir una casa con un segundo piso; por desobedecer esta ley una persona recibe la pena de muerte…”, escribió Fray Durán.

Entre las personas consideradas clases bajas estaban los porteros en los que la ciudad confiaba. La falta de vehículos de ruedas y animales de carga significaba que los bienes de la ciudad tenían que ser traídos por canoa o ser cargados por humanos. Las representaciones que aún se conservan muestran a los porteros que llevaban cargas en sus espaldas con una correa asegurada a su frente.

Sigue leyendo sobre la Organización Social en la cultura Azteca

Comercio y moneda en Tenochtitlán

A medida que el imperio de Tenochtitlán se expandía, también crecía su comercio. Aguilar-Moreno escribe que un momento clave en la historia económica de la ciudad fue la captura de la cercana ciudad de Tlatelolco en 1474. Señala que Tlatelolco era una “ciudad comercial” y que “la unión de estas dos ciudades hizo al sitio Tenochtitlán-Tlatelolco el centro económico y político del Valle de México”.

En lugar de la moneda, las personas intercambiaban mercancías y bienes utilizando “granos de cacao para pequeñas transacciones, mantas de algodón para medianas transacciones y púas llenas de polvo de oro para las grandes operaciones comerciales”, escribe la investigadora Carroll Riley en su libro “Rio del Norte: Gente del Río Grande desde la época más temprana hasta la revuelta del Pueblo”.

Ella señala que la metalurgia jugó un papel importante en la economía y la sociedad de Tenochtitlán. La metalurgia estaba ahora bien establecida para el cobre, la plata y el oro; había incluso suficiente metal para permitir que el cobre se utilizara para la agricultura y para herramientas industriales, así como para el armamento y la joyería”.

Escritura en el Imperio Azteca

Tenochtitlán cultura azteca

Tenochtitlán, centro del a cultura azteca

La escritura utilizada por la gente de Tenochtitlán, y por otros grupos aztecas, fue lo que los investigadores llaman “pictórica”. Esto significa que “está compuesta predominantemente de imágenes de figuras que tienen cierta semejanza o asociación visual con las ideas, o con las acciones que representan”, escribe Elizabeth Boone en su libro “Historias en rojo y negro: historias ilustradas de los aztecas y mixtecas”. Ella señala, sin embargo, que este sistema de escritura azteca “también contiene abstracciones y otras marcas que fueron arbitrariamente asignadas a ciertos significados, significados no relacionados con su semejanza”.

Lee más aquí: Jeroglíficos aztecas y sus significados

Los aztecas utilizaron este sistema de escritura para crear “códices” hechos a partir de la corteza de las higueras. “Cientos de manuscritos existían en la época de los aztecas. Todos menos once desaparecieron con la llegada de los europeos. La mayoría fue destruida en una hoguera que fue ordenada por Fray Juan de Zumárraga en 1535”, escribe el curador del Museo de Ciencias Naturales de Houston, Dirk Van Tuerenhout en su libro “Los Aztecas: Nuevas Perspectivas”. Señala que los sacerdotes españoles se opusieron al contenido religioso azteca en los códices.

El Templo Mayor

En el corazón de la ciudad había una zona sagrada rodeada por un muro. “Dentro del recinto había más de setenta edificios, y éstos estaban rodeados por una pared decorada con imágenes de serpientes, llamadas coatepantli”, escribe Rojas.

Los arqueólogos todavía están tratando de determinar exactamente cómo era esta área sagrada, y cómo cambió con el tiempo, pero los estudiosos saben con seguridad que la estructura más grande era un lugar que los españoles llamaban el “Templo Mayor”. Como se mencionó anteriormente, estaba dedicado a los dioses Huitzilopochtli y Tlaloc.

“Con unos 27 metros de altura, la estructura majestuosa constaba de dos pirámides escalonadas que se alzaban lado a lado en una enorme plataforma. Cubría tanto el Recinto Sagrado como toda la ciudad”, escribe en un artículo en línea la curadora del Museo Metropolitano de Arte, Heidi King.

Dos largas y anchas escaleras conducían a la cima del monumento donde se erguían dos templos. “Las estructuras del templo en la parte superior de cada pirámide eran dedicadas y alojaban las imágenes de las dos deidades importantes”, escribe King.

Era un lugar donde se realizaban rituales grandes y horripilantes. “Sabemos del sacrificio humano en la cima del Templo Mayor, pero también fue escenario de atletas y bailarines moviéndose con gracia dentro y alrededor de plataformas y braseros”, escribe Antonio Serrato-Combe, profesor de la Universidad de Utah en su libro “El Mayor Templo azteca: una Visualización”.

Lee también: Templos Aztecas: Resumen de Templos Ceremoniales Importantes

Sin embargo, el elemento del sacrificio humano no debe ser subestimado. Serrato-Combe señala que había dos Tzompantli (calaveras) situadas cerca del Templo Mayor, una más grande al oeste y una más pequeña al norte.

Un relato español de un sacrificio dice que “el sumo sacerdote que manejaba el cuchillo de sacrificio recibió los golpes que se estrellaron a través del pecho. Luego metió la mano en la cavidad que había abierto para arrancar el corazón todavía latiendo. A lo cual lo mantenía alto como una ofrenda al sol…” (Cuenta Fray Toribio de Benavente Motolinia, del libro “El Mayor Templo Azteca: una Visualización”).

¿Cuántos habitantes tenía la Capital Azteca?

Poblacion azteca

Poblacion azteca

En las descripciones modernas de los aztecas, el tamaño de la población de Tenochtitlan se calcula a menudo en cientos de miles, algunos eruditos incluso sugiriendo que la población de la ciudad apropiada pudo haber sido por lo menos tan grande como medio millón. Esta estimación (Vaillant 1966: 134) se derivó de varias descripciones del siglo XVI, pero éstas no siempre son exactas.

¿Cuál es una estimación razonable del tamaño de la población de Tenochtitlan? El área de Tenochtitlan-Tlatelolco es conocida por tener cerca de casi 14 kilómetros cuadrados (5.4 millas cuadradas). Los edificios aztecas eran construcciones de una sola planta: la mayoría tenía varios niveles, creados mediante el establecimiento de plataformas sólidas sobre las que se construían las habitaciones de nivel superior alrededor de patios de nivel inferior.  Sin embargo, no hay ejemplos conocidos de edificios con dos (o más) plantas de habitaciones cerradas construidas.

Por ahora, una población de 50.000 habitantes para la ciudad propiamente dicha parece razonable, aunque tal vez un poco exagerada. Podría haber habido 100.000 personas si se incluyen ciudades y pueblos cercanos en el continente.

La caída de Tenochtitlán

Ciudad de México - Tenochtitlán

Ciudad de México – Tenochtitlán

Michael Smith, profesor de la Universidad Estatal de Nueva York en Albany, señala que cuando Cortés desembarcó en México en 1519, recibió inicialmente regalos de oro del gobernante de Tenochtitlán Motecuhzoma (o Moctezuma) II. El rey pudo haber estado esperando que los regalos apacigüen a los españoles y los hagan desaparecer, pero tuvo el efecto opuesto.

“El oro, por supuesto, hizo que los españoles estuvieran más ansiosos que nunca de ver la ciudad. El oro era lo que buscaban”, escribe Smith en su libro “Los aztecas” (Blackwell Publishing, 2003).

Cortés se dirigió a Tenochtitlán, donde Motecuhzoma II volvió a dar una cálida bienvenida al conquistador. Entonces Cortés contestó al gobernante haciéndolo prisionero e intentando gobernar la ciudad en su nombre. Este arreglo despertó rápidamente a los grupos disidentes quienes nombraron a Cuitlahuac, el hermano del rey, para liberar a Motecuhzoma, que pronto sería ejecutado

Cortés huyó de la ciudad el 30 de junio de 1520, pero luego de varios meses comenzó su marcha de regreso con un gran ejército para conquistarla. Smith observa que esta fuerza estaba compuesta por 700 españoles y por 70.000 soldados nativos que se habían aliado con los españoles.

“Gran parte del éxito español se debió a la astucia política de Hernán Cortés, quien rápidamente intuyó el descontento hacia los mexicas que prevalecían en el imperio oriental”.

Este ejército sitió a Tenochtitlán, destruyendo el acueducto y tratando de cortar el suministro de alimentos a cientos de miles de personas en la ciudad. Y lo que hacía esto peor fue que los habitantes de la ciudad habían sido diezmados recientemente por una plaga de viruela ante la que no tenían inmunidad.

“La enfermedad era tan terrible que nadie podía caminar ni moverse. Los enfermos eran tan indefensos que sólo podían recostarse en las camas como cadáveres…” escribió el fraile Bernardino de Sahagún (tomado del libro “Los aztecas”).

El tamaño de la fuerza de Cortés, su poder de fuego y la plaga que asolaba a Tenochtitlán hicieron inevitable la victoria para los españoles. La conquista del imperio azteca comenzó con la toma de su capital en agosto de 1521. Smith observa que los soldados tlaxcallenses que estaban en las fuerzas de Cortés “continuaron masacrando a muchos de los habitantes restantes de Tenochtitlán”.

Imprimir

Capital del Imperio Azteca: La Ciudad de Tenochtitlán
5 (100%) 13 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *