Browse By

Joyería en la Cultura Azteca: Las Joyas Prehispánicas de México

Para entender la joyería azteca, ayuda conocer un poco la complejidad de la antigua vida azteca. Ellos comenzaron como una alianza entre tres ciudades, y finalmente una ciudad, Tenochtitlan, se convirtió en la más poderosa, conquistando a otros y convirtiéndose en la sede del gobierno azteca. La educación era obligatoria para niñas y niños, la gente se casaba joven, a la mitad de su adolescencia. La religión era importante, y era el trasfondo subyacente de la vida cotidiana, y los líderes religiosos eran ricos, al igual que los líderes militares. El pueblo estaba dividido en dos clases: la rica y la común. Estas dos clases se distinguían fácilmente por su ropa y joyas.

Joyería de los Aztecas

Joyeria en la cultura azteca

Joyeria en la cultura azteca

Las prendas aztecas estaban hechas de algodón o de una fibra hecha del cactus Maguey (Aloe). La gente común a menudo estaba escasamente vestida (los esclavos llevaban solamente un taparrabos); sus sencillas prendas de vestir, faldas sueltas y blusas sin mangas para las mujeres, taparrabos y tilmas (mantos triangulares) para los hombres, eran hechos de las fibras de Maguey. A medida que la gente mejoraba su estatus social, su vestimenta tenía más adornos, color y decoración (un hombre de una clase social alta podría usar un taparrabos decorado con bordados o franjas).

Los aztecas ricos usaban ropa similar, pero estaba hecha de un algodón más fino, era de colores brillantes, muy decorada, y a veces, cubierta en oro. Adornos de plumas, pieles, colgantes y oro se usaban a menudo en la vestimenta azteca, y la joyería estaba reservada para los ricos y poderosos. Los hombres y mujeres usaban collares, pendientes y pulseras, anillos, brazaletes y colgantes. Pero una pieza interesante de joyería, era el carrete de oído, el cual era solo utilizado por los hombres. Los carretes de oído se parecían mucho a los calibres de oído que vemos actualmente con frecuencia, excepto que el carrete del oído era un disco en forma de embudo en lugar de ser plano. El extremo estrecho del carrete ensanchado le permitía penetrar en el lóbulo de la oreja y mantenerse en su lugar mediante una placa de respaldo. Por lo general estaban hechos de materiales pesados como cerámica o piedra, aunque algunos estaban hechos de oro; el peso del carrete de oído a menudo estiraba el lóbulo de la oreja hacia abajo, lo cual era una característica deseable. Los hombres también usaban tapones de oído, labios y nariz, los cuales eran como aretes que estaban asegurados en su lugar con un tapón grueso de jade.

Joyería azteca: Materiales

La joyería azteca estaba hecha con una rica variedad de materiales, y a menudo más de un tipo de material formaba parte de una sola pieza. A veces se creaban mosaicos colocando fragmentos de una piedra preciosa en un fondo de arcilla o madera. Los materiales más utilizados eran el cobre, el oro y la plata, las conchas, la arcilla, la madera, piedras como la obsidiana y las plumas. Se usaban diversas piedras preciosas, como el jade, cuarzos (como la amatista), el ópalo, la piedra lunar y la turquesa. Éstas eran muy pulidas cuando se usaban en joyería y adornos aztecas.

Joyeria azteca

Joyeria azteca

Otra pieza inusual de joyería azteca era el anillo anular. Los anillos anulares reflejaban la preocupación de los aztecas por la astronomía, calculando los ciclos del sol, la luna y los planetas. Esta pieza de joyería era una piedra plana, en forma de disco (o a veces de oro) con un agujero en el centro, y se utilizaba como un adorno de la correa. Los anillos anulares eran tallados con glifos que tenían un significado matemático o astronómico en el fondo de piedra pulida.

Significado de las Joyas

Los aztecas tenían un gran aprecio por las joyas. Aparte de los adornos regulares del cuerpo, la joyería también tenía un significado religioso. Algunos tipos de joyas eran hechas como ofrendas a sus dioses. Ellos utilizaban piedras y gemas en sus templos y pirámides, y también hacían máscaras de oro para rituales, con mosaicos de jade, turquesa y madreperla. Las máscaras estaban destinadas a esconder completamente la cara, y transformar al usuario en animales, dioses, monstruos o una representación de alguien que había sido sacrificado.

Los guerreros y las personas que participaban en las celebraciones religiosas usaban brazaletes de tobillo y muñeca, los cuales también servían como instrumentos musicales. Eran campanas de cobre destinadas a imitar el sonido de la cola de la serpiente de cascabel. Los bailarines que los usaban se movían al ritmo de otros instrumentos como tambores, silbatos y flautas de arcilla.

Los aztecas trabajaban con plata, cobre, oro y una aleación de oro, pero tenían una apreciación extrema por el oro. Las piezas de oro de la joyería eran elaboradas específicamente para las ofrendas sagradas, los sacerdotes utilizaban dagas de oro y joyas para realizar sacrificios; sólo la nobleza podía llevar joyas de oro. El oro en ese entonces, al igual que ahora, era un símbolo de poder, riqueza y rango. Debido a la importancia de sus adornos, la fabricación de la joyería era una de las fuentes principales de la industria azteca. A pesar de esto, su joyería era elaborada con herramientas y tecnología simples. Las piedras se cortaban generalmente por aserrado, con una cuerda mojada que era impregnada por un abrasivo, tal como cuarzo o jade pulverizado. Este cuarzo o jade se trituraba a diferentes texturas de aproximadamente el tamaño de un grano de sal a polvo fino, por lo que podría ser utilizado como utilizamos el papel de lija. Ellos utilizaron estas piedras trituradas para moler y dar forma a piedras duras también. Tal como lo hacemos hoy en día, trabajaban desde el grano más grueso hasta el más fino, usando finalmente un polvo muy fino aplicado con un trozo de tela húmeda para lograr un pulido fino, parecido al de un espejo.

Cultura azteca joyeria

Cultura azteca joyeria

Los aztecas eran también excepcionalmente hábiles en el trabajo con el metal, especialmente cobre y oro, aunque utilizaban la plata a veces. Los orfebres eran algunos de los hombres más importantes en la sociedad azteca, y su oficio pasaba de padre a hijo. Los metales generalmente se trabajaban y se fundían a temperaturas muy altas, lo que a menudo eran creado por los trabajadores de metales cuando soplaban aire a través de cerbatanas dentro del horno. Gran parte de la joyería azteca era hecha de hojas de metal martillado. Ellos aplanaban el metal golpeándolo repetidamente entre una piedra plana de martillo y un gran yunque de piedra. El metal era cortado en varias formas, y también era martillado y marcado para hacer diseños, lo que hoy en día llamaríamos repoussé. Algunas veces ellos martillaban el metal encima de moldes hechos de madera dura o de piedra para crear diseños y formas, como lo haríamos con un punzón y un troquel.

Otra forma común de elaborar joyas era lo que se conocía como la “técnica de cera perdida”, la cual es similar a la cera de moldeo que usamos hoy en día. El artesano azteca tallaba una forma, como una flor o un animal en cera; muchas de sus piezas eran decoradas mediante la inmersión de hilos en cera derretida y los cuales eran luego aplicados a la figura antes de moldearla. Para moldear la pieza, la cubrían con una mezcla de arcilla y carbón, dejando un pequeño agujero en la base. Después de que la arcilla había secado, la ponían al fuego, el cual calentaba la cera hasta que esta se evaporaba o podría ser vertida fuera del agujero. Luego el metal fundido era vertido en el molde de arcilla y se dejaba enfriar. Una vez que el metal estaba frío, ellos rompían el molde, y retiraban cualquier pequeño trozo de la superficie de la pieza; entonces el bebedero (la pieza de metal creada desde el agujero para verter) se eliminaba, y la pieza era pulida.

Joyas aztecas

Joyas aztecas

Los aztecas eran excepcionalmente hábiles en sus trabajos en metal y fabricación de joyas. Desafortunadamente, cuando llegaron los conquistadores españoles, fundieron la mayor parte del oro que robaron de los aztecas, y la mayor parte de su trabajo ha desaparecido. Tenemos una colección de técnicas aztecas disponible para nosotros. Esto es conocido como el Tesoro del Pescador, debido a que fue encontrado por un pescador de pulpos en 1975.

Imprimir

Joyería en la Cultura Azteca: Las Joyas Prehispánicas de México
5 (100%) 2 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *