Browse By

Jeroglíficos Aztecas y Sus Significados

Debido al alcance de sus redes de comercio y de tributos, los aztecas tuvieron acceso a una serie de pigmentos naturales. Como resultado, los jeroglíficos aztecas son notables tanto por sus lujosos colores como por su capacidad para transmitir ideas complejas a través de una combinación de imágenes. Artistas, escribas e incluso hasta profesionales contables fueron capaces de utilizar los jeroglíficos aztecas para transmitir la historia, transcribir conversaciones y para llevar a cabo funciones matemáticas complejas.

Jerogíficos aztecas y su significado

Jerogíficos aztecas y su significado

Jeroglíficos Aztecas: El arte de la contabilidad

Los contadores y escribas aztecas pintaban una combinación de puntos, banderas, plumas y bolsas de incienso para representar números específicos. Según las Antiguas Escrituras cada imagen tenía un valor determinado: por ejemplo, un punto era igual a uno; un punto, dos; una pluma, 400; y una bolsa de incienso, 8,000.

Por consiguiente, si un contador registraba un pago de tributo de 440 cestas tejidas, dibujaba una pluma y dos banderas, luego conectaba los números con una línea horizontal recta. También dibujaba una cesta tejida abajo, haciendo una línea vertical corta para conectarla a la línea horizontal.

Imágenes integradas

Jeroglifico Azteca Xochimilco

Jeroglifico Azteca Xochimilco

Como la mayoría de las lenguas, el náhuatl, la lengua azteca, a menudo combina diferentes palabras para expresar conceptos nuevos, a menudo de una manera poética. Para ilustrar la conexión entre estas palabras, los escribas integraban diferentes imágenes en un sólo dibujo conocido como “logograma”. Por ejemplo, la región Xochimilco recibió dicho nombre por dos objetos: “xochi-tl,” o “flor”, y “mil-li” o “campo sembrado”. Los escribas combinaban estos conceptos en sus jeroglíficos. Como tal, el logograma para “Xochimilco” consiste en dos flores que crecen fuera de un campo sembrado.

Gráficos fonéticos

Cuando los escribas aztecas encontraban palabras sin la visualización adecuada, transmitían estas palabras fonéticamente. Como no tenían alfabeto fonético escrito, optaron por representar los sonidos con imágenes que comenzaban con el sonido deseado en una imagen llamada fonógrafo. Las Antiguas Escrituras señalan que un fonógrafo de la palabra “oxtotipac”, o “lugar por encima de la cueva”, incluiría la “cabeza de un monstruo reptil terrestre, porque los mesoamericanos consideraban a las cuevas como seres vivos”. Entonces representaban el sufijo “icpa” con un dibujo de un hilo, el cual llamaron “icpa-tl.”

Imágenes ideográficas

Jeroglificos aztecas triple alianza

Jeroglificos aztecas: La triple alianza

Cuando los escribas no podían encontrar una manera de transmitir una palabra a través de medios fonéticos o lógicos, dibujaban ideogramas en su lugar. La historia azteca señala que los ideogramas “representarían la idea detrás del símbolo”. En algunos casos, una serpiente podría representar al gobernante Itzcoatl, cuyo nombre puede ser traducido como “serpiente obsidiana”. En otros casos, las huellas pueden representar un viaje o el paso del tiempo. Esta técnica fue codificada hasta cierto punto para asegurar que los lectores futuros entendieran el significado que ocultaban los símbolos.

Logogramas

Además de los signos calendáricos y numéricos, se utilizaron una serie de logogramas muy ilustrados para escribir nombres aztecas de personas, nombres de lugares y eventos históricos. Por ejemplo, hay muchos registros del ejército azteca conquistando otras ciudades documentadas en el Codex Mendoza. Para demostrar que una ciudad ha sido conquistada, el nombre de la ciudad se escribía junto al glifo “conquistado” que es un templo (pirámide) con humo y llamas con su parte superior derrumbándose. En el ejemplo siguiente, las antiguas ciudades de Colhuacán y Tenayucán se muestran ya conquistadas. Y para llevar el punto a casa, los guerreros aztecas se muestran con prisioneros, tomados de estas ciudades conquistadas.

El lenguaje náhuatl es polisintético, lo que significa que las palabras compuestas y las frases largas se construyen a partir de raíces y afijos. Reflejando sobre esta característica, los nombres aztecas a menudo se escriben como grupos de logogramas altamente pictóricos que componen las raíces del nombre. Los glifos se unen o incluso a veces se combinan en un solo glifo (un proceso llamado fusión) para demostrar que forman una palabra compuesta. Los siguientes son una serie de ejemplos de logogramas que forman bloques de glifos. Ten en cuenta que los logogramas se transcriben utilizando letras mayúsculas en negrita en sus formas raíces, es decir, la parte inmutable de la palabra. También nota que los sustantivos náhuatl se transcriben en letras minúsculas en cursiva en el caso absolutivo, que es la raíz más un final de -tl, -tli o -li. Si bien tomaría demasiado tiempo para explicarlo aquí, el caso absolutivo en náhuatl puede ser pensado como el sujeto singular de una oración.

Jeroglificos aztecas Codice Tudela

Jeroglificos aztecas Codice Tudela

Uno podría encontrar de los ejemplos anteriores, que el sistema de escritura azteca es complicado y no es directo para la vista moderna. Los glifos pueden ser polivalentes, funcionar como logogramas y signos fonéticos, y no siempre se leen de manera lineal, sino que pueden saltar de un extremo a otro. Sin embargo, los aztecas y sus vecinos produjeron un sinnúmero de manuscritos con temas tan diversos como la preservación del tiempo, la astrología, la mitología, la genealogía y la historia. Si bien estos manuscritos eran muy pictóricos, el conocimiento íntimo de la lengua subyacente, el náhuatl, era absolutamente esencial para interpretar los glifos plenamente. En este sentido, los glifos aztecas constituían verdaderamente un sistema de escritura activo y productivo.

Luego de la conquista española

Los sistemas nativos de escritura de Mesoamérica llegaron a su fin en manos de los conquistadores españoles. Considerado “trabajo del diablo”, los españoles prohibieron el uso de los sistemas de escritura indígena y destruyeron la mayoría de los libros y manuscritos, excepto obras sancionadas que registraron la historia y la cultura de las personas que conquistaron para poder controlarlas mejor. En estas obras “etnográficas”, las explicaciones españolas acompañan a los textos nativos, y no pasó mucho tiempo antes de que los escribas nativos adoptaran el alfabeto latino para escribir sus propias lenguas. Muchas obras religiosas y literarias precolombinas fueron conservadas de esta manera, como el mito de la creación quiché “Popul Vuh”, los poemas náhuatl atribuidos al rey Nezahualcoyotl de Texcoco, textos religiosos como el Chilam Balam de los mayas yucatecos y muchos otros. Los mapas y las genealogías también fueron dibujados como documentos híbridos del español nativo para registrar los límites de las ciudades y las posesiones de las familias, y muchos fueron utilizados en los tribunales para resolver disputas legales.

MestizoEn otras palabras, a pesar de que los sistemas de escritura nativos ya no estaban en uso, los mesoamericanos continuaron su antigua tradición de escritura, simplemente de una manera diferente. Y como en tiempos anteriores a la conquista los escribas usualmente eran hombres de estatus social más alto, y a menudo eran empleados por el gobierno colonial o por la iglesia. Sin embargo, a medida que el período colonial terminaba, la infraestructura que empleaba a estos escribas nativos también se derrumbaba. Las naciones de reciente independencia enfatizaban la identidad de ser “criollos”, es decir, ser descendientes del español en el Nuevo Mundo. Esto no dejaba espacio para la cultura indígena, y por lo tanto no había interés en la literatura indígena. No fue hasta el siglo 20 e.c. en el que la literatura nativa, y la cultura nativa en general, entraron en un renacimiento significativo. Junto con el renacimiento cultural también hubo un sentido de empoderamiento político, el más visible que fue el premio Nobel de 1992 para Rigoberta Menchú, una mujer activista Maya Quiché.

La última nota en el renacimiento literario nativo comenzó a mediados de los años 1990 cuando los intelectuales mayas asistieron a los talleres dictados por la difunta mayanista Linda Schele para aprender el antiguo sistema de escritura de sus antepasados. A pesar de que todavía había una curiosidad intelectual, los mayas pudieron escribir de nuevo en su propio sistema de escritura, y están contribuyendo activamente a su desciframiento continuo.

La historia de los sistemas de escritura mesoamericanos es compleja y de constante evolución. Muchos misterios aún no se han resuelto. No es sólo uno de los campos de investigación más interesantes, pero también puede ser un pasatiempo extremadamente absorbente. Recomiendo encarecidamente profundizar en ella. Aquí hay algunos enlaces:

Imprimir

Jeroglíficos Aztecas y Sus Significados
4.6 (92.73%) 11 votos

Un comentario en “Jeroglíficos Aztecas y Sus Significados”

  1. Maricela Flores dijo:

    Gracias por la aportación, he vivido ignorando la historia de mi país. Voy poco a poquito buscando, me ha gustado esta aportación tan adecuada y vasta. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *