Browse By

La Escritura Azteca: Características y Significados

La administración de Tenochtitlán y sus provincias extranjeras requerían bastante papeleo. Había que recaudar impuestos, se debían registrar los litigios entre villas o particulares, y los comerciantes guardaban cuentas de sus bienes y beneficios. Instrucciones e informes eran pasados de lado a lado entre la capital y las ciudades periféricas, y como cualquier pueblo civilizado de hoy los mexicas estaban familiarizados con la burocracia y la correspondencia oficial. Los clanes mantenían registros de tierras, y cuando Cortés llegó a Tenochtitlán no tuvo ningún problema en conseguir del archivo real un mapa mostrando todos los ríos y bahías a lo largo de un tramo de 400 millas de la costa norte. Además, cada templo tenía una biblioteca de obras religiosas y astrológicas, mientras que una gran casa privada, como la de Moctezuma, empleaba un mayordomo a tiempo completo para cuidar las cuentas que eran tantas que llenaban toda una casa.

La escritura de los aztecas

La escritura de los aztecas

Los Escribas Aztecas

Ixtiuxochiti, hermano del último gobernante nativo de Texcoco, ha dejado este relato en el prólogo de su Historia Chichimeca:

“Tenían escribas para cada rama del conocimiento. Algunos trataban con los anales, poniendo en orden las cosas que sucedían cada año, dando el día, el mes y la hora. Otros estaban a cargo de las genealogías, registrando el linaje de gobernantes, señores y nobles, registrando a los recién nacidos y borrando a los que habían muerto. Algunos registraban las fronteras, límites y marcadores de margen de las ciudades, provincias y aldeas, y también la distribución de los campos, de quienes eran y a quienes pertenecían. Otros escribas guardaban los libros de leyes y los que trataban de los ritos y ceremonias que practicaban cuando eran infieles. Los sacerdotes registraron todos los asuntos relacionados con los templos e imágenes, con sus doctrinas idólatras, las fiestas de sus falsos dioses y sus calendarios. Y finalmente, los filósofos y los hombres sabios que había entre ellos fueron encargados de registrar todas las ciencias que habían descubierto, y de enseñar de memoria todas las canciones en las que fueron incorporados sus conocimientos científicos y tradiciones históricas ”

En los tribunales, especialmente los que se ocupaban de la tierra y los derechos de propiedad, los disputantes apoyaron sus pretensiones con genealogías y mapas, mostrando la tierra del rey en púrpura, los señores en rojo y los campos del clan en amarillo.

Importancia de la Escritura en la Cultura Azteca

De esta masa de papeleo prácticamente no queda nada, y casi todos los libros sobrevivientes de la patria azteca son de fecha post-conquista. Algunas son copias de obras anteriores, mientras que otras son escritas en guion azteca con comentarios en español o náhuatl en letras europeas. La mejor colección de libros pre-conquista proviene de Oaxaca, tierra de los mixtecos, donde más de una docena de ejemplos se han conservado. Cada libro, o códice, consiste en una tira, de hasta 13 yardas de longitud y unas 6-7 pulgadas de alto, hechas de papel, tela de maguey o piel de ciervo, y dobladas en zigzag o concertina como un mapa moderno, de modo que dondequiera que el usuario lo abriera era confrontado por dos páginas. Los extremos de la tira fueron pegados a placas finas de madera que sirvieron como cubiertas y algunas veces decoradas con pinturas o con discos de turquesa. Ambos lados de la tira se cubrían con escritura y cuadros, y las páginas individuales fueron divididas en secciones por líneas rojas o negras. Cada página se leía normalmente de arriba a abajo, aunque en algunos códices el arreglo era en zigzag o incluso iba alrededor de la página. La tira fue escaneada de izquierda a derecha. Esta enorme producción de documentos dependía de un suministro constante de las materias primas, y cada año se enviaban a Tenochtitlan 24.000 resmas de papel, equivalentes a 480.000 hojas.

La escritura de los aztecas

La escritura de los aztecas

El papel Azteca se hacía a partir de la corteza interna de varias especies de higuera. La corteza estaba empapada en un río o en un baño de agua limosa, y las fibras se separaban de la pulpa, luego se depositaba sobre una superficie lisa, doblada y golpeada con una piedra triturada que tenía una superficie rugosa. Un material de unión (probablemente una goma de origen vegetal), era añadido, y las fibras se golpeaban en una delgada hoja homogénea. Después de suavizar y secar, las fibras de corteza procesadas se habían reconociblemente convertido en papel, pero las superficies eran todavía porosas y ásperas, inadecuadas para pintar hasta que se le da una capa de barniz  calcáreo blanco.

Sobre este fondo el escriba dibujaba sus figuras, dibujando primero los contornos en negro, luego agregando colores con su pincel. Los colores principales eran rojo, azul, verde y amarillo, y los pigmentos eran mezclados a veces con un aceite para dar lustre agregado. Los escribas eran respetados artesanos, y la profesión era probablemente hereditaria.

La Escritura Azteca

Los aztecas escribían usando símbolos similares a los caracteres usados por los chinos y los japoneses. Todos los símbolos eran imágenes de un tipo u otro.

Los símbolos pueden ser pensados como ideogramas en los cuales los objetos expresan su propia naturaleza, pero también las ideas subyacentes y no los conceptos asociados con ellos. Así, la idea de la muerte puede ser representado por un cadáver envuelto para el entierro, anochecido por un cielo negro y un ojo cerrado, la guerra por un escudo y un palo, o el discurso por un pequeño pergamino que sale de la boca de la persona que está hablando. Conceptos involucrando la idea del movimiento, caminar, la migración, o la secuencia de eventos fueron indicados por un rastro de huellas que van en la dirección necesaria.

Los nombres personales aztecas eran del tipo descriptivo que generalmente se podía escribir en jeroglíficos. Los nombres del Emperador Acamapichtli significan “puñado de cañas” y su glifo es un antebrazo con la mano cogiendo un manojo de tallos. Chimalpopoca, el nombre del siguiente gobernador menos uno, significa ‘Escudo Fumador’, y su sucesor fue Itzcoatl o ‘Serpiente de Obsidiana’.

Escritura en la cultura azteca

Escritura en la cultura azteca

También había un elemento fonético en la escritura azteca. Cada palabra en la lengua hablada tiene un sonido, así como un significado, y los glifos eran usados a veces para indicar el valor fonético de una palabra en vez de su sentido. Por lo tanto, para dar un ejemplo del inglés, un dibujo de un ojo puede ser un pictograma (que significa el ojo como parte del cuerpo), o un ideograma (que expresa la idea de visión y visión), o un fonograma (de pie para el sonido ‘I’ en inglés). En este último caso, el símbolo del ojo puede ser utilizado, como una especie de juego de palabras, para indicar la primera persona del singular. Los aztecas aplicaban la misma técnica a la escritura de náhuatl. Las imágenes se utilizaban a veces para su sonido, sin referencia a su significado. El símbolo de los dientes (tiantli en el idioma azteca) representaba a la sílaba ‘tlan’; el glifo para árbol o bosque (quauill) representaba la sílaba ‘quauh’, una piedra (tell) para ‘te’, una montaña (tepeti) para ‘tepe’, y así sucesivamente. Las vocales a veces se representaban fonéticamente; el sonido ‘a’ por el símbolo de agua (todo), o ‘0’ por una carretera (olli).

Los nombres de las ciudades podrían expresarse mediante una combinación de tales fonogramas. La señal para la capital Aztecal, Tenochtitlán, era una piedra de la que brotaba un cactus (nochili); Tochtepecan fue indicado por un conejo (tochtli) sobre una montaña (tepeti); quauhtitlan por un árbol (quauitl) con dientes (tiantli), quauhnauac por un árbol con un pergamino escrito que emana de él (nahuall-habla).

Estos símbolos no eran colocados en secuencia, uno tras otro, como las letras y las palabras de un libro, sino que formaban parte de una composición más grande que a menudo tomaba la forma de una escena en la que muchas cosas pueden estar sucediendo a la vez. Un manuscrito azteca no se lee en el sentido normal de la palabra, sino que es descifrado como una imagen de rompecabezas en la que los glifos proporcionan. etiquetas e indicios de lo que está sucediendo. La parte inferior de la imagen representa generalmente la tierra, mientras que la parte superior es el cielo. Ya que los aztecas no habían descubierto las reglas de la perspectiva, la distancia se muestra colocando las cifras más alejadas en la parte superior de la página y la más cercana en la parte inferior. La importancia relativa se indica por el tamaño: un rey victorioso, por ejemplo, puede ser más grande que su enemigo derrotado. Todas las figuras están de perfil, sin vistas de tres-cuartos ni reducción frontal.

Cada elemento de una composición está ahí para dar información, directa o implícitamente, y el pintor asume que la persona que examina el documento está familiarizada con las insignias de rango, con los trajes apropiados a las diversas clases, y la iconografía de los diferentes dioses. Un sacerdote, por ejemplo, siempre se representa con su cara pintada de negro, su pelo largo, y su lóbulo de la oreja manchada de rojo de la sangría. Así puede ser reconocido como sacerdote incluso cuando está vestido con un traje de guerrero o un atuendo sencillo. De la misma manera, un anciano puede ser reconocido por las líneas que representan la arrugas en su cara.

Escritura azteca

Escritura azteca

El color también era importante. Los signos de hierba, cañas y juncos se ven muy parecidos en negro y blanco, pero en color no podría haber error: en el códice Mendoza el césped es amarillo, las cañas son azules, junco verde. Un gobernante podía ser reconocido inmediatamente de la forma de su diadema y de su color, turquesa, que estaba reservado para el uso real.

Un escriba azteca capaz de seguir el ritmo de los procedimientos judiciales tenía todas las razones para estar orgulloso de su habilidad. Por lo tanto, la escritura y la lectura eran habilidades especializadas, y no es de extrañar que gran parte de la población era analfabeta. La escritura no se enseñaba en las escuelas a las que asistían los hijos de los plebeyos, y de hecho el hombre ordinario no tendría necesidad de ella. En un ambiente burocrático y centralizado el hombre común recibía sus instrucciones de sus superiores, de los sacerdotes que cuidaban de la religión en su vida, o de los funcionarios seculares que eran sacados de la nobleza y tenían el beneficio de una educación calmécac.

Cómo Contaban los Aztecas

Los aztecas utilizaron un sistema de numeración vigesimal, contando por 20s. Los números 1-19 se expresaron por puntos u ocasionalmente por los dedos; 20 estaba representada por una bandera; 400 (es decir 20> (20) mediante un signo que parece una pluma o un abeto; y 8.000 (20 x 20 x 20) por una bolsa o bolsa de borla que se imaginaba que contenía 8,000 granos de cacao.

Imprimir

La Escritura Azteca: Características y Significados
5 (100%) 2 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *