Browse By

Conquista del Imperio Azteca: Historia y Características

Hernán Cortés nació en Sevilla en 1485. Para entonces, ni siquiera se había descubierto América, pero unas décadas más tarde él llevaría a cabo la conquista del Imperio Azteca, uno de los imperios más poderosos del nuevo continente.

La Conquista del Imperio Azteca

La Conquista del Imperio Azteca

Cuando Fernando I, Rey de Aragón y León murió, ya se sabía que había tribus en las Américas que tenían riquezas en oro y otros metales preciosos que iban más allá de la imaginación. El imperio español, siempre ambicioso, quería poner sus manos en aquel oro para que los españoles aprueben una ley que se llamó rescate de oro, lo que significaba que cualquier español podría viajar a América para “comerciar” con los nativos, con la condición de que le dieran el 20% al rey (quinto real).

Pero este “comercio” sólo significaba que los conquistadores acabarían subyugando, explotando y esclavizando a los indígenas.

En 1517 se descubrió México, aunque al principio se creía que era una isla. La primera expedición fracasó, cuya misión era conseguir más esclavos par llevar a Cuba; la mayoría de sus hombres murieron después de ser atacados por los nativos mayas en diferentes lugares de la península de Yucatán. Dos nativos fueron capturados y aprendieron español y de malas traducciones o quizás engaños por parte de los prisioneros, se confirmó que había mucho oro en juego.

La segunda expedición tuvo más éxito, ya que los españoles que zarparon tuvieron un contacto más amistoso con los nativos y fueron dotados de máscaras adornadas con oro y luego, con piezas de oro. Cuando el gobernador cubano Diego Velázquez de Cuellar escuchó los relatos del viaje y vio el oro, envió mensajes de inmediato al rey Carlos I (Carlos V del Sacro Imperio Romano Germánico), junto con algunos objetos de oro.

Hernán Cortés fue elegido como capitán de la tercera expedición. De un total de 11 naves, contribuyó con 3. Pero poco antes de que la flota zarpara, Velázquez de Cuellar cambió de opinión y decidió retirar a Cortés de la expedición. Cortés, no contento con la noticia, decidió salir de Santiago de Cuba, evadiendo órdenes. Sin embargo, en el día señalado, apareció en el muelle y se fue con los buques el 18 de noviembre de 1518.

Hernan Cortes conquistador de Mexico

Hernan Cortés conquistador de Mexico

La expedición de Hernán Cortés desembarcó varias veces para reponer sus víveres y agua. La mayoría de los encuentros con nativos eran de naturaleza amistosa. Hasta entonces, la escuela española de pensamiento no era la ideología avasalladora que luego se haría famosa en todo el mundo. Los nativos mayas creían que la mejor manera de deshacerse de los europeos era dándoles oro y mujeres, pensando que una vez que obtuvieran lo que quisieran no regresarían, sin embargo, produjeron exactamente el resultado opuesto. No sabían que el mensaje que recibieron los españoles fue que ellos tenían “una fuente inagotable de oro”.

Sin embargo, la primera batalla tuvo lugar en Centla el 14 de marzo de 1419, cuando los nativos rechazaron subyugarse a los españoles. Los conquistadores salieron victoriosos, principalmente debido a su superioridad en el armamento y la influencia que los caballos les dieron: era la primera vez que el pueblo maya había visto a hombres montados en caballos y estaban mortalmente asustados de ellos. Cuando terminó la batalla, el capellán de la expedición realizó la primera misa católica en Nueva España. Hernán Cortés fundó Santa María de la Victoria (más tarde fue la capital de Tabasco).

Una vez que fueron derrotados los chontales mayas, entregaron 20 mujeres a los españoles, entre ellas, Mallinalli Tenépatl (conocida como Doña Marina por los españoles, y como Malintzin por los nativos), quien una vez aprendió el español y se convirtió en una invaluable traductora y luego tuvo un hijo con Hernán Cortés, a quien llamó Martín, como el hijo que tuvo con su esposa española. Martín el mestizo se convertiría en una figura central de la conquista: su presencia y actos fueron invalorables en el surgimiento de una nueva raza. Malintzinm (o Malinche) se consideraba la madre y el icono de las razas mixtas, y fue considerado representante de la nacionalidad mexicana.

El Imperio Azteca (los Mexicas)

Conquista del Imperio Azteca

Conquista del Imperio Azteca

El Imperio Azteca, como cualquier imperio propio, necesitaba expandirse para crecer y sobrevivir. Durante el siglo XV se habían extendido por vastos territorios, subyugando a varios pueblos y haciéndolos tributarios. El imperio azteca era temido y odiado por los otros clanes y tribus nativas que habían conquistado. En 1517, el gobernador mexica, Moctezuma Xocoyotzin (también conocido como Montezuma) continuó con las campañas de expansión.

Moctezuma era un ferviente creyente de la mitología religiosa que decía el dios Quetzalcóatl (serpiente emplumada de plumaje hermoso). Su segunda visita era esperada, de manera muy similar a la segunda vuelta de Jesús que esperan hoy en día los cristianos. Más importante aún, una de sus representaciones fue la de un hombre de barba blanca. Moctezuma le había enviado anteriormente regalos: máscaras de oro y turquesa, todavía convencido de que era Quetzalcóatl. A su vez, Hernán Cortés les regaló cuentas amarillas y verdes, una silla y un casco. Para los mexicas, este representaba a Huitzilopochtli, el dios de la guerra. Para colmo, Cortés quería mostrar su poderío militar para impresionar a los embajadores mexicanos, así que organizó una carrera de caballos con tiros de artillería.

Los mensajeros fueron enviados inmediatamente a la capital del imperio azteca: Tenochtitlán. Tan pronto como Moctezuma recibió la noticia, creyó que no era Quetzalcóatl, sino quizá otras deidades más oscuras y menos benévolas. Se sentía asustado y envió más mensajes diciéndoles a los españoles que sería imposible recibirlos en Tenochtitlán e instó a que se fueran lo antes posible, junto con el envío de más regalos de oro y otros tesoros. Una vez más, esto sólo despertó la codicia de los conquistadores: Hernán Cortés se dio cuenta de que la riqueza del imperio azteca era enorme… y también que los pueblos sometidos se resentían de los mexicas. Así que en su lugar, se adentró más en lugar de irse lejos.

Cuando se encontró por primera vez con los totonacas, ofreció liberarlos de los mexicas a cambio de una alianza militar. Así comenzó la estrategia de Hernán Cortés que le permitiría ser capitán de una rebelión de pueblos subyugados por los mexicas. Si los españoles hubieran estado solos, es probable que nunca lo hubieran hecho. Fue un golpe de genio.

Juego sucio y mentiras flagrantes

Mientras Cortés había prometido ayudar a liberar a los totonacas al mismo tiempo, envió mensajes a Montezuma en Tenochtitlán, prometiéndole ayudar a subyugar a los rebeldes. Mientras persuadía a los totonacas de dejar de pagar sus tributos a los mexicas y de encarcelar a los recaudadores de impuestos del imperio azteca, logró convencerlos de que estaba de su lado. Al mismo tiempo, convenció a los recaudadores de que era él quien los liberaría para que fueran a contarle a Montezuma de su benevolencia.

Moctezuma

Moctezuma

La segunda embajada de Montezuma llegó unos días más tarde, con regalos y agradeciendo a Cortés por ayudar a mantener a los rebeldes en línea. Luego Cortés habló en secreto con el jefe totonaca y le dijo que podía considerarse a sí mismo y a su pueblo libre de los aztecas. El jefe liberó a los otros tres recaudadores de impuestos que estaban presos y los embajadores aztecas regresaron a Tenochtitlán con ellos.

¿Y con qué finalidad?

Bueno, un asentamiento azteca se organizó para obligar a los totonacas a continuar pagando los tributos que habían interrumpido. Cuando la confrontación tuvo lugar, los españoles ayudaron a los totonacas con la caballería y los golpearon más rápido de lo que los nativos habían creído posible. Con esa inmensa muestra de poder, unos 30 clanes totonaca decidieron aliarse con Cortés y sus hombres, contribuyendo con más de 1.300 soldados para la campaña de Tenochtitlan, y la conquista del Imperio Azteca.

La marcha hacia Tenochtitlán

Desde la costa hasta Tenochtitlán (donde ahora se encuentra la ciudad de México, con importantes templos aztecas como Teotihuacán) había varios cientos de kilómetros. En aquellos tiempos, el único medio de transporte disponible era mediante caballos, y su viaje no se realizaba en línea recta, sino más bien desviando hacia el norte y el sur para detenerse en diferentes asentamientos y convencer a más pueblos a unirse a su búsqueda, mientras que al mismo tiempo, fueron difundiendo la lengua española. Los nativos que los acogieron eran amistosos, pero la mayoría de ellos se negaron a dejar de pagar tributo al azteca por temor a represalias. La experiencia de los hombres de Cortés fue similar a la de un campamento de verano español.

Sin embargo, los tlaxcaltecas adoptaron un enfoque diferente. A diferencia de muchos clanes, uno de los senadores de Tlaxcala dudaba de que los españoles fueran semidioses, ya que la codicia, la destrucción de templos, el saqueo de pequeños pueblos y asentamientos y el desprecio que mostraban por las leyes ancestrales reflejaban el comportamiento de seres humanos y no de deidades. Después de una reunión del senado, la decisión fue de atacar a los españoles. Si triunfaban, se llevarían el crédito, si eran derrotados, culparían a una de las otras etnias que moraban con ellos de desobedecer las órdenes del senado y de haber firmado una alianza con los extranjeros.

La primera inmersión española en la guerra fue favorable para Cortés, pero se dio cuenta por primera vez de que había una buena posibilidad de que pudieran ser aniquilados. Los españoles enían caballos y armas superiores, pero no eran muchos. El envió un mensaje de paz, pero las respuestas fueron amenazas. Los tlaxcaltecas siguieron atacando, pero de manera desorganizada y los españoles anotaron nuevas victorias, aunque a gran costo, hasta que decidieron reevaluar la situación y firmar un acuerdo de paz. Esto resultaría fundamental en la conquista de Tenochtitlán.

Montezuma se hace amigo de Cortés.

Mientras tanto, Montezuma intentó por varios medios disuadir a los españoles de que avanzaran hacia Tenochtitlán. Envió regalos, embajadores y mensajes, pero fue en vano. Un ejército de 400 españoles, 4000 tlaxcaltecas y 16 caballos entraron en la ciudad de Tenochtitlán, construida en una isla del lago Texcoco, conectada al continente por tres calzadas.

Fueron recibidos por un gran comité, el cual incluyó a Montezuma y a varios tlatoani (gobernadores). Hubo un intercambio de regalos y los españoles fueron alojados en el palacio Axayacátyl, cerca del lugar sagrado de la ciudad.

A pesar de que Montezuma era un hombre experimentado en la guerra, la superstición estaba profundamente arraigada en sus creencias, y en su mente aún existía la posibilidad de que estos hombres barbudos blancos fueran semidioses. En una entrevista privada entre Cortés y Montezuma, se declaró vasallo del rey de España, Carlos I. Pero al mismo tiempo se daban otros acontecimientos.

Mientras Cortés era huésped en Tenochtitlán, los totonacas, siguiendo su consejo, dejaron de pagar tributos. Los mexicas tomaron acciones y hubo una confrontación entre ellos. Los soldados españoles fueron en su ayuda, perdiendo 7 hombres. La noticia llegó rápidamente a Tenochtitlán, junto con la cabeza cortada de Juan de Escalante, enviada a Montezuma como prueba de que éstos eran hombres y no dioses.

Sin embargo, los tlatoani estaban aterrorizados; prohibieron más acciones militares y mantuvieron las noticias en secreto. Era desconocido para él que el propio Cortés fuera informado por mensajeros totonaca. Tomó esto como una excusa para arrestar a Montezuma y exigió castigo por los autores. Montezuma se sorprendió y juró que no ordenó los ataques. Sin embargo, el tloaní estaba rodeado por un escolta español día y noche.

Bajo custodia española intensiva, Montezuma continuó con su vida. Mostró a Cortés la ciudad y sus alrededores. Cortés -recordarán lo religiosos que eran los españoles- pidieron a los tlatoani que abandonaran sus dioses y prohibieran los sacrificios humanos. Para horror y asco de los sacerdotes mexicas sus estatuas religiosas fueron derrumbadas, para ser reemplazadas por imágenes cristianas y una misa católica se llevó a cabo en su templo sagrado.

Conquista del Imperio Azteca

Conquista del Imperio Azteca

Los españoles descubrieron los orígenes del oro y Montezuma le dio a Cortés todo lo que quería, esperando que una vez que recibieran todos los tesoros que deseaban, finalmente los dejarían. Cuando el conquistador solicitó que se recolectara el tributo de oro de todas las colonias aztecas, Montezuma aceptó una vez más.

Después de un feo episodio cuando uno de los guías aztecas fue ahorcado porque era sospechado de traición, su hermano se rebeló y hubo muertes y tortura. Cuando Montezuma se enteró le pidió a Cortés que se fuera, pero los españoles se negaron, con la excusa de que no tenía naves -que era verdad, sólo porque las hundía él mismo para evitar que sus hombres desertaran de la expedición- y se quedó en la capital del imperio azteca.

Ahora mismo, lo que Montezuma más temía era un enfrentamiento militar y trataba de evitarlo a toda costa. A petición de Cortés, dio un discurso a su pueblo, haciéndoles saber que era un vasallo del rey español y les pidió obediencia a los españoles. Cortés ordenó ir a algunos de sus hombres a la costa para construir barcos donde los aztecas pudieran verlos, pero en secreto les dijo que lo hicieran lo más lentamente posible.

Los españoles contra los españoles

Conquista del imperio azteca

Conquista del imperio azteca

El hecho es que Cortés había ido en la expedición contra las órdenes de sus superiores. Mientras fundaba ciudades y se alojaba en palacios, sus enemigos no estaban descansando. Tomaron su oportunidad, y escribieron notas para ser enviadas al rey de España. No recibieron ninguna respuesta, lo que hizo que zarpara una expedición comandada por Pánfilo Narváez. Desembarcaron en uno de los asentamientos fundados por Cortés, Villa Rica de la Veracruz. El objetivo de Narváez era arrestar o matar a Hernán Cortés y había una correspondencia secreta entre el recién llegado y Montezuma.

Sin embargo Hernán Cortés se enteró, sin embargo, y después de algunos mensajes enviados de ida y vuelta decidió atacar. Envió un pequeño batallón de unos 70 hombres bajo el mando de Diego Pizarro, que fueron victoriosos en parte debido a que su elemento de sorpresa, porque les dio una ventaja estratégica: Narváez sólo se dio cuenta de que estaban bajo ataque cuando los hombres de Cortés estaban casi sobre ellos. Es más, Bartolomé de Usagre, el jefe de artillería de Narváez, había sido sobornado y había puesto cera en los cañones, mientras que los hombres de Cortés habían cortado las cinchas de la silla. La pólvora también se había mojado y por encima de todos esto, los hombres no estaban en sus puestos.

Desafortunadamente para Montezuma, un mensajero de Tenochtitlán llegó e informó a Cortés no sólo que había estado en comunicación con Narváez, sino también que había habido una rebelión en la ciudad y sus hombres habían sido emboscados y ahora estaban siendo sitiados. Este fue el resultado de la matanza en el Templo Mayor.

La Matanza en el Templo Mayor

Matanza templo azteca

Matanza en el templo mayor

La conquista del Imperio Azteca (también conocida como Mexica) está llena de tristes episodios, que no hacen otra cosa que mostrar la crueldad y la avaricia de los conquistadores. Uno de esos episodios fue la matanza de sacerdotes, capitanes y jóvenes guerreros en una celebración santa, conocida como la Matanza  de Tóxcatl o del Templo Mayor, en el año 1520. La ceremonia fue en honor de uno de sus dioses, Huitzilopochtli. El capitán español Pedro Alvarado pidió permiso para llevarlo a cabo mientras Cortés estaba ausente.

Los hombres estaban cantando y bailando, completamente desarmados. Alvarado ordenó a sus hombres que bloquearan las salidas del patio sagrado y entonces comenzó la carnicería. Los españoles atacaron con espadas y lanzas. Se dice que la sangre fluyó como un río y que el patio pronto se llenó de cuerpos desmembrados, tripas y miembros cortados. Nadie sobrevivió.

Los hombres asesinados eran líderes muy respetados, veteranos de guerra, intérpretes del códice, señores de la guerra. Habían sido educados en Calmécac (la escuela para los hijos de los nobles). Los aztecas ya estaban indignados por la intensa presencia española, pero hasta ahora no habían tomado acción por el respeto que tenían por su huey tlatoani. Pero la Masacre en el Templo Mayor provocó tales niveles de indignación que no había nada que les impidiera atacar a los extranjeros.

Asediaron el palacio durante más de 20 días, donde los españoles se atrincheraron, tomando a Montezuma y a otros jefes como rehenes.

Hernán Cortés huye de Tenochtitlán

Moctezuma Cortes Imperio Azteca (1)

Moctezuma y Cortés en Tenochtitlán

Cuando Hernán Cortés regresó a la capital de los aztecas, encontró a sus compañeros soldados en el palacio Axayácatl, que estaba bajo constante ataque. Cortés había regresado con más de 3.000 soldados, casi cien caballos y muchas más armas.

Alvarado había retenido a Montezuma como rehén. En un débil intento de traer paz, Cortés pidió a los tlatoani que treparan a las paredes del palacio e intentaron hablar con su gente y calmarlos. Pero los aztecas se enojaron y comenzaron a lanzar piedras, una de las cuales lo golpeó y lo hirió gravemente. Fue llevado dentro, pero Montezuma murió tres días después como resultado de la herida.

Después de mucho tiempo de convivencia, Montezuma y Cortés habían devuelto un vínculo de amistad. Se dice que los españoles se entristecieron cuando murió el tlatoani. El consejo de los aztecas eligió un nuevo tlatoani, Cuitláhuac, uno de los primos de Montezuma.

Su situación española pronto se convirtió en desesperación. Enclavados en el palacio, sin comida ni agua, no tuvieron más remedio que huir de Tenochtitlán. Casi no lo lograron. 800 hombres españoles fueron asesinados y además de un gran número de sus aliados. También perdieron 40 caballos, varios cañones y la mayor parte del oro que habían tomado. No todos los historiadores están de acuerdo, pero muchos dicen que una vez que habían logrado escapar, Cortés lloró la mayor parte de la noche, por lo que se la llama “la noche triste”.

La Caída de Tenochtitlán y el Tormento de Cuauhtémoc

Pasó más de un año antes de que los españoles intentaran volver a tomar la capital azteca. Se refugiaron con sus viejos aliados, los tlaxcaltecas. Después de que se recuperaron pelearon muchas batallas. Finalmente Cortés controló el este, noreste y sur de Tenochtitlán, y pronto tuvo la ciudad rodeada. Ahora tenían que coordinar un ataque de todas las entradas a la ciudad, así como de los bergantines que habían construido para atacar desde el lago.

Conquista del imperio azteca (1)

Conquista del imperio azteca

Primero, a la ciudad se la desabasteció de suministro de agua dulce. Los aztecas trataron de detener esto, pero perdieron la pelea. Pronto comenzaron sus ataques, golpeando simultáneamente desde las carreteras, el lago y los puentes. Al principio las bajas sufridas en ambos bandos fueron similares.

La estrategia del español era destruir los puentes que conectan las islas con el continente, para hacer imposible que los aztecas repusieran sus provisiones de alimentos y agua. La estrategia de los aztecas era reconstruir y defender esos puentes. También enviarían tropas para atacar la sede de los conquistadores. El sitiado duró 93 días. La línea de acción española entró en vigor.

Mientras tanto, los aztecas se alimentaban sólo de raíces, bebían agua estancada, dormían entre los muertos y se negaban a rendirse. La caída de su imperio parecía inminente.

Una vez que Cortés creyó que los mexicas estaban completamente debilitados entraron en la ciudad. El conquistador mismo fue capturado, pero fue rescatado por uno de sus hombres, Cristóbal de Guzmán, que fue hecho prisionero, junto con otros soldados españoles. Como era costumbre de guerra de los aztecas, los prisioneros eran sacrificados a sus dioses.

Cuando terminó el asedio, Pedro de Alvarado tomó la plaza de Tlatelolco. Los españoles vieron que sus compañeros no sólo habían sido sacrificados y sus corazones arrancados, sino que también habían sido desollados, y su piel fue utilizada para decorar sus templos en ofrecer al dios Xipe Tótec. Sólo 56 soldados españoles murieron, frente a las 100.000 pérdidas sufridas por los aztecas, que murieron o fueron heridos en la batalla, o perecieron por hambre y pestilencia.

Cuauhtémoc conquista azteca

El tormento de Cuauhtémoc

En el asalto final murieron más hombres españoles, así como algunos de los jefes de los mexicas. Cuauhtémoc (uno de los sobrinos de Montezuma que había estado a cargo durante la noche de triste y mandó a las fuerzas mexicas durante la expulsión de los españoles de Tenochtitlán) se reunió con algunos de sus capitanes para discutir su rendición. Salió de la ciudad el 13 de agosto de 1521, día de la caída del Imperio Azteca.

Cuando Cuauhtémoc fue llevado a Cortés, señaló la daga del español y le pidió que lo matara, ya que no había podido defender su ciudad y su pueblo, y prefería morir en manos de los conquistadores.

Pero Cortés no quería matar a Cuauhtémoc y en su lugar restauró su posición de noble, pensando que podía aprovecharse de su condición de tlatoani. Fue tratado bien, aunque todavía cautivo, hasta que la codicia española se hizo cargo.

El tesorero ordenó la tortura de Cuauhtémoc, para obligarle a confesar el lugar donde estaba escondido el resto del tesoro de Montezuma. Sus pies fueron sumergidos en aceite y luego fueron puestos cerca del fuego. Años más tarde, en España, Cortés sería declarado culpable por permitir esa tortura.

Una vez que la ciudad había caído y la conquista del Imperio Azteca había finalizado, Cortés comenzó a construir Ciudad de México sobre las ruinas. Rápidamente se convirtió en una ciudad preeminente en las colonias españolas y muchos europeos llegaron a vivir allí. Como resultado de su éxito, el rey Carlos I de España designó a Cortés como gobernador de Nueva España.

Imprimir

Conquista del Imperio Azteca: Historia y Características
4.4 (87.37%) 19 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *